lunes, 17 de agosto de 2009

La duda...

-... a nosotros nos genera dudas. -Lo dijo en el momento justo en que masticaba, mordiendo la palabra. Cada una de las palabras.

Los demás, mirándose apenas de reojo, pues se habían avisado de que algo extraño ocurriría, pudieron tan solo apretar más los dientes, apenas para despedazar más lo que vanamente intentaban comer... Bah!,¡ comer!. Como si fuese tan facil comer en esas circunstancias.

- Quiero que cada uno piense muy bien lo que va a decir... lo que va a responder. No nos podemos dar el lujo que crezca, que sea aún mayor...

-... pero ... que vamos a poder nosotros, que apenas nos acabamos de enterar de que...- un fuerte golpe en la mesa, hizo que se estremeciera todo lo que en ella estaba apoyado...

- ¡es suficiente con que yo lo diga! - mirándolos uno por uno, con furia. Todos tenían la certeza que contradecirlo podía llegar a ser el fin tan temido. Solo ella podía llegar a expresar algo...

Y lo hizo sin miedo, sin timidez. Estaba acostumbrada a manejarse en situaciones adversas. En esas en que la vida es más que un abrir y cerrar oportunidades. Pero no lo quizo provocar más de lo necesario...

- ... viejo, no creas que vamos a perder... una vez más. No tengo dudas que saldrá como lo hemos anhelado desde siempre...

Interrumpiéndola, pero sin violencia: -... no me interesa que no dudes, ni si eso me ayuda a que no lo haga yo... Es eso... ¿viste? ... ¿sentis?... - queda expectante, como escuchando el silencio que todos contribuyeron a generar... hasta que cayendo al suelo, un vaso estalla en pedazos...