lunes, 14 de noviembre de 2011

hiakus.

... Y no importa.

Pobre pintor desesperado, buscaba en las montañas el color que sólo sus ojos sabían crear y que nunca iba a nacer de sus pinceles.                                                                                                                          

                                    Esas montañas,
                                    color de lejanías,
                                    llámalas ch’ing.

Somos, es cierto, cazadores que acosan lo inefable e ignoramos que corazón palpita en el pecho ajeno cuando alguien nos escucha, cuando contempla silencioso los montes que cierran, a lo lejos, un horizonte de brumas, cuando mira tus pinturas -¡pobre pintor desesperado!-, ese pedazo de seda en el que tanta sangre has vertido.

Trazo el signo y digo ch’ing , pero este es un mundo de ciegos que, obstinados, se cubren los oídos mientras sueltan sus rebuznos…

Bajaré al vado y escucharé de nuevo los susurros de Josetsu… Esas palabras…



(pequeño párrafo extractado de “Maruyme – Diario de Viaje”  
escrito por Manuel Serrat Crespo, Ed.  El Barquero – 2009.

Garusia Maruyme (1650-¿1689’) fue una figura destacada de las letras japonesa.