viernes, 2 de marzo de 2012

isla fue.

Creí estar habitando una isla.
        
          Ella me habitaba a mi.


Siento que voy dejando de ser ese náufrago,
         que salvó alguna vez su vida.
         Lo veo a través de la bruma.


No lamentarlo más...


Respirar,
llenar los pulmones del alma
con lo más preciado:


          tu presencia que me conmueve,
como siempre,
          a la vida...