miércoles, 20 de abril de 2011

don de regresos

sacar espinas, aristas,
filos de incertidumbre. ser dueño ilusorio del tiempo.

no sucumbir, susurrar.
contemplar latidos de vida en vena.

saber que no se posee
contra toda posible pena, más que suspiro.

vertiente mansa y tranquila, firme partida,
para volver y recuperar el don de regresos.