martes, 3 de julio de 2012

olvidos.



          …es esa puerta
del último tejado,
del último suspiro,
que desgarra, chirría, desgrana
empena y desnuda.
…son redondas letanías,
que graznan
que giran,
que gritan,
como en noches de cuervo
trayendo el pavor nocturno.
…es el peor,
hecho de la infancia
de la incertidumbre incierta del ahogo
de calor,
de sudor,
de temblor ante el grito
que se agita entre sábanas,
que se agiganta
con vestibularios quebrados,
con agonías,
con sofocones de sueños,
con melancolías.
…son orgías feroces,
dueñas de lunas y gotas de rocío,
esparcidas y mojando, límites de cuerpos
crispados,
dañados,
hablando en silencio, anhelos
sin nombre de catedrales ni de ciudades.
sin de ese tiempo, recuerdos
ahora
como excusa del extraordinario descenso
que no se nos atrevió, el virtual miedo
a registros
de los abusos, con trajes de muerte.